Mecanizado de aceros inoxidables

Los aceros inoxidables son aleaciones con el elemento hierro (Fe) como componente principal y con un mínimo de 12% de cromo. Su maquinabilidad difiere en función de sus elementos de aleación, del tratamiento térmico y de los procesos de fabricación (forjado, fundición, etc.), aunque existen versiones mejoradas de maquinabilidad de todos los grupos de aceros inoxidables.

Lo típico de los aceros inoxidables es su contenido generalmente bajo en carbono (C ≤ 0.05 %). Diversas adiciones de níquel (Ni), cromo (Cr), molibdeno (Mo), niobio (Nb) y titanio (Ti) aportan diferentes características, como la resistencia a la corrosión y la fuerza a altas temperaturas. Diferentes condiciones, como ferrítico, martensítico, austenítico y austenítico-ferrítico (dúplex), crean una amplia gama de materiales. El cromo se combina con el oxígeno (O) para crear una capa pasivante de Cr2O3 en la superficie del acero, que proporciona una propiedad no corrosiva al material.

En general, la maquinabilidad del acero inoxidable disminuye con un mayor contenido de aleación, pero todos los grupos de aceros inoxidables cuentan con materiales de maquinado libre o de maquinabilidad mejorada. Por ejemplo, se puede agregar azufre (S) para mejorar la maquinabilidad.

Al mecanizar cualquier tipo de acero inoxidable, los bordes de corte de las herramientas están expuestos a una gran cantidad de calor, desgaste de las muescas y acumulación de bordes. El material tiende a crear virutas largas; el mecanizado conlleva fuerzas de corte elevadas y una tendencia a la formación de aristas. Esto influye en el tipo de revestimiento que se puede aplicar mejor para aumentar la vida útil de la herramienta y el rendimiento del mecanizado.

Los ingenieros de Ionbond están a su disposición para analizar su aplicación y ayudarle a seleccionar el revestimiento más apropiado.


Ejemplos de aplicación