Laser Hardening

El endurecimiento por láser ofrece muchas ventajas sobre los procesos de tratamiento térmico convencionales. Debido a que el tratamiento térmico con láser es local, las herramientas no tienen que colocarse en hornos especiales y basta con que su preparación también sea local. En muchas aplicaciones, este tratamiento localizado y una mínima entrada de calor general dan como resultado una reducción o eliminación total de la distorsión de la herramienta. Las velocidades típicas de enfriamiento rápido producen esa microestructura fina tan deseada. El endurecimiento por láser tiene un alto rendimiento, una alta reproducibilidad y da como resultado una calidad de producto excelente, lo que lo convierte en una opción económica.