Protección contra la corrosión

Los recubrimientos convencionales de deposición física y química de vapor (PVD y CVD) sólo ofrecen mejoras marginales en la resistencia a la corrosión. Esto se debe principalmente a la estructura del recubrimiento, que permite la interacción del medio corrosivo con el sustrato a través de los límites de grano y otros defectos del recubrimiento.

Ionbond ofrece una serie de posibles soluciones para mejorar el comportamiento frente a la corrosión de sustratos sensibles.

Recubrimientos de aluminio

Los recubrimientos de aluminio ofrecen una mejora notable en la resistencia a la corrosión. El recubrimiento actúa como un ánodo de sacrificio en la corrosión galvánica, protegiendo así el sustrato. La deposición de vapor de iones (IVD) es un método común para producir dicha película. Los ingenieros de Ionbond han desarrollado una técnica alternativa para producir recubrimientos de Al usando técnicas de arco catódico o de pulverización catódica PVD. Los recubrimientos de aluminio producidos por métodos de PVD cumplen plenamente las estrictas especificaciones de defensa estadounidenses (MIL-SPEC) y ofrecen algunas ventajas de rendimiento en comparación con los recubrimientos depositados por otros métodos.

Películas de óxido de silicio PACVD

Otra solución eficaz para la protección contra la corrosión es una película de óxido de silicio PACVD. Estas películas son ideales para formar una superficie completamente sellada, impidiendo eficazmente que el medio corrosivo interactúe con el sustrato. Los recubrimientos de SiOx se producen mediante un proceso PACVD puro, evitando así una estructura indeseable de la película. Estos recubrimientos han demostrado un rendimiento libre de corrosión durante hasta 500 horas de la prueba de niebla salina. A diferencia de los recubrimientos de aluminio, las películas de SiOx tienen una alta dureza, lo que ofrece cierta protección contra el desgaste. Se pueden producir como capa superior en películas Tribobond normales.